Sobre / About María Tarruella

 

PINTURA ESPIRITUAL CONTEMPORANEA

 

La pintura de Maria Tarruella se denomina ESPIRITUAL por su inspiración religiosa, es decir, por su fondo y CONTEMPORANEA, por su forma, abstracta e innovadora.

Para la artista, pintar es su forma de rezar y de comunicarse mas allá de las palabras. Maria Tarruella busca mediante la pintura entrar en lo más profundo de nuestra alma,  apaciguando nuestros sufrimientos más íntimos. Tras la grave enfermedad de su hijo, la pintura se convirtió en su particular terapia de abandono y de confianza en el Señor, que intenta transmitir a nivel universal para cada uno de nosotros. Pinta Soplos del Espíritu Santo (RUAH) que sanan nuestras heridas y manantiales de Amor (MANÁ), como alimento vital en nuestras vidas.

Estos cuadros están realizados en clima oración, incluso el propio estudio donde trabaja la artista es una capilla gótica, sin culto, donde pinta rezando en silencio o cantando al Espíritu Santo. Los propios materiales que utiliza transcriben su oración: las cenizas ( hacen referencia al texto “del polvo sois al polvo volveréis”) – el polvo de hierro o de mármol (“Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne” Ez.36, 26) – las partículas del mineral Mica simbolizan por su brillo y riqueza el “Maná” – la cera microcristalina simboliza el Amor dulce pero abrasador de Dios – los papeles de algodón y de seda que sanan como el Soplo del Espíritu Santo… etc

Aunque la obra de Maria Tarruella cobra su sentido real cuando es visto en la oscuridad  y las abstracciones matéricas se transforman en imágenes volátiles, tridimensionales, que hablan directamente al alma.  La intención de la artista es que el publico experimente en la soledad de la oscuridad la presencia de La Luz, comunicando que nunca estamos solos y que aunque lo veamos todo negro siempre hay alguien que nos tiende una mano de Padre, de Amigo.

Cabe destacar que estos cuadros, una vez finalizados, son bendecidos por un sacerdote, para que allá donde vayan, al haber sido pintores en oración, inspiren la oración y se adentren en los hogares como corazones palpitantes de espiritualidad. De hecho ya hay muchos testimonios de gente que adquirió los cuadros por su valor estético y ahora se sorprenden ante la paz que les comunica. Esta es la meta de la pintora: Comunicar el Amor de Dios a través de su obra.